Inicio
Historia


Imperdible!!

El Padre del Fiat 600
 
Dante Giacosa (1905-1996) fue el ingeniero encargado de diseñar en 1951 el Fiat 600, su carrera en la fábrica Fiat duró medio siglo y a él debemos coches como el Fiat 500, también llamado "Topolino".
 
Un 10 de Marzo...
 
...de 1955 en el Salón del Automóvil de Ginebra, se presentó el Fiat 600, un auto que hizo historia y se convirtió en uno de los mayores mitos de la industria automotriz.
Sería posible introducir a cuatro personas, más su equipaje, en un auto tan pequeño? Esta fue la pregunta que surgió el día de la presentación y el Fiat 600 demostró que era posible. Se dice que era un auto con alma, que fue el símbolo de una generación, que cambió las costumbres y que fue el primero que manejaron masivamente las mujeres. Se dice también, con acierto, que para millones de aprendices en el manejo fue su primer automóvil: sobre todo para los jóvenes, porque también era un coche accesible por su precio. En la década del 40, cuando las fábricas producían autos gigantescos, Alemania desarrolló el Volskwagen, diseñado por el ingeniero Ferdinand Porsche a pedido de Hitler y este fue el primer paso hacia un auto popular. Siguiendo el ejemplo, la empresa Fiat lanzó el Topolino, un vehículo económico que con algunos cambios se siguió fabricando hasta los años 50. Entonces fue reemplazado por el Fiat 600, de 3,2 metros de largo, con suspensión independiente en las cuatro ruedas y que podía alcanzar una velocidad de 95 kilómetros por hora, con un consumo muy razonable de combustible. Para probar también que era resistente, se organizó una prueba en la que dos 600 recorrieron 9.984 kilómetros, atravesando tres continentes en 11 días, por algunos caminos bastante complicados. Un año después de su presentación, el modelo fue mostrado en el Salón del automóvil de Turin donde el público y la crítica lo recibieron como a un ídolo. El popular Fitito, desde entonces, se convirtió en un éxito popular en muchísimos países. A pesar de su sencillez y escaso tamaño, fue el predilecto de rutilantes estrellas de cine y el protagonista de muchísimas películas.
(gracias Rodrigo!!)
 

En Argentina

 
 
 
El Fiat 600 fue el auto preferido de los Argentinos debido a tres razones más que palpables; era barata la patente, consumía poco combustible y, por lo diminuto de su tamaño, se lo podía estacionar en cualquier lado. El 8 de Abril de 1960, salía de la planta Caseros el primer Fiat fabricado en la Argentina, y ese era el Fitito. Según se cuenta, "era de color gris claro y venía con un motor de 633 cm3 y 28 CV, colocado en la parte de atrás del auto" (fue el primer Fiat con motor trasero).
La bolita tuvo varios cambios de cilindrada y potencia, también modificó su denominación. Entre 1962 y 1966, se le agregó la letra D y venía con motor de 767 cm3 y 32 CV. También tuvo modificaciones estéticas en el 65, con la apertura de sus dos puertas desde atrás, hasta ese año se abrían al revés. Por su parte, del 67 hasta el 77 su denominación (Fiat 600 D) se cambió entre distintas letras; E de 767 cm3 y 36 CV, R y por último S, con un motor de 843 cm3 y 32 CV. Tanto fue el éxito que consiguió, que en 1976 logró un récord de producción nacional de un solo modelo con 250.000 unidades fabricadas desde 1960. Finalmente dejó de fabricarse en 1982, cuando ya se habían fabricado 300.000 unidades. En Italia llegó a 2.591.000 unidades.
A pesar de su "final" anunciado, Fiat rediseñó el 600 para el nuevo milenio y desde 1998 se vende en Europa.¿Vendrá al país para repetir su éxito? Esperamos que si.
 
Historia del Fiat 600 en Argentina
  Si bien el Fiat 600 se puede establecer como uno de los primeros "world car" de la historia, con el paso del tiempo en cada país el modelo original sufrió diferentes variantes, lo que lo convirtió en un auto simultáneamente mundial y local. En Argentina, las primeras unidades fueron importadas masivamente en el año 1958 (aunque se conocen algunas del año 1955). Su producción local, en manos de la empresa Fiat Someca S.A, se inició el 7 de abril de 1960 con el modelo 600 (sin letra de identificación), que era réplica exacta de su par italiano salido de las líneas de montaje en ese momento. La motorización también era similar a la de su hermano peninsular: 633 cc y 28,5 CV DIN. Las primeras unidades, junto con el modelo 1100, fueron armadas con piezas en su mayoría importadas italianas, pero eso rápidamente fue cambiando con el correr de los primeros meses a medida que se iban nacionalizando las distintas partes suministradas por proveedores externos locales. Las carrocerías venían desarmadas desde Italia y se ensamblaban en la primera planta fabril de automóviles que Fiat Argentina fundó en la ciudad de Caseros, provincia de Buenos Aires. En cuanto a los motores, cajas de velocidad y otros elementos mecánicos eran provistos por la misma empresa pero desde el otro gran establecimiento industrial que estaba ubicado en la localidad de Ferreyra, provincia de Córdoba, muy cerca de la capital homónima. En 1963, la producción de carrocerías comienza a trasladarse al nuevo centro industrial de la ciudad de El Palomar, ubicado a sólo unos 500 m de la primitiva de Caseros, coincidiendo además con el lanzamiento del nuevo modelo 1500. Este nuevo centro industrial de avanzada y de gran envergadura fue proyectado y construído con capitales y recursos de Fiat Someca S.A. Desde este sitio, vieron la luz la inmensa mayoría de los Fiat argentinos hasta 1996. Actualmente, este establecimiento pertenece al grupo PSA Peugeot-Citroen Argentina S.A.
Pero volvamos a la historia del Fiat 600 en la Argentina. En 1962, Fiat Someca S.A. lanza al mercado el modelo D, donde una de sus principales características era una planta motriz con mayor cilindrada y potencia (767 cc y 32 HP SAE). Leves detalles exteriores variaban con respecto a la versión anterior, entre algunas de ellas podemos citar, por ejemplo, la incorporación de los ventiletes; el resto permanecía prácticamente sin cambios.
Más tarde, en agosto de 1964, y prácticamente junto al nacimiento de la firma Fiat Concord S.A., fue lanzada la versión D (segunda serie), donde una de las más importantes variantes en el aspecto mecánico estaba manifestada por la modificación del sistema de filtrado de aire del motor (sistema de doble estadio: un filtro seco y otro en baño de aceite) y por la incorporación del sistema sellado de refrigeración del motor, es decir, de aquí en más el mismo se enfriaría con líquido refrigerante en vez de agua. En cuanto al aspecto exterior, las mejoras han sido sustanciales. Si bien las puertas continuaban abriéndose en contra del viento (en Argentina, conocidas popularmente como "suicidas"), los mayores cambios eran visibles en algunos ornamentos y accesorios, principalmente los paragolpes (más reducidos y con nuevas uñas de acero cromado con estrelleras de caucho) y el escudo delantero (más estilizado, en forma de "corazón" y con seis "bigotes"), entre otros mínimos detalles que lo diferenciaban de su predecesor. Por otra parte, este modelo incluía algunos detalles de confort incorporando, por ejemplo, accesorios como la llave de arranque debajo del volante y traba de seguridad del mismo. También el volante fue totalmente rediseñado, incorporando el mando de la bocina en un aro metálico concéntrico en reemplazo del pulsador central; incluso su color dejó de ser el marfil original para convertirse de ahora en más de color negro. El instrumental es exactamante el mismo, pero también cambia el color exterior del marfil al negro. Por último, los tapizados de puertas incluían cómodos bolsillos porta mapas.
El modelo E fue lanzado al mercado en abril de 1965. La característica más notable y de importancia fueron las puertas de apertura convencional (o a favor del viento), pero sin cambiar en absoluto la estética interior ni exterior. De esta manera, continuaría su producción sin variantes hasta fines de 1966.
Coincidiendo con el inicio de 1967, Fiat Concord S.A. presenta el 600 E (segunda serie), donde encontramos algunas modificaciones en el aspecto estético a saber: nuevas ópticas delanteras más grandes; nuevas llantas (ahora ventiladas, pero con las mismas tazas) y el escudo frontal (más pequeño, cuadrangular y con dos "bigotes" reemplazando a los seis anteriores). Mecánicamente era similar al anterior, con excepción del sistema de filtrado de aire, que vuelve a cambiar para adoptar de aquí en más y para siempre el tipo de filtro seco a cartucho recambiable.
Durante 1968, el único cambio de importancia que se registró fueron los nuevos paragolpes, con un diseño más moderno, en el que las defensas eran de caño de acero cromado en reemplazo de las de acero plano. Las uñas también sufrieron modificaciones, pasando del diseño rectangular al semiovoidal, lo mismo que sus estrelleras. Este modelo de paragolpes, tal vez el más recordado, acompañó al 600 por 9 años, hasta la aparición del 600 S en julio de 1977.
1970 fue un año de grandes cambios para el querido "fitito". En primer lugar, el ya clásico modelo E presenta una nueva gama de colores. Por otra parte, vuelve a cambiar las llantas, manteniendo sus dimensiones, pero reemplazando las ventilaciones en forma de "gota" por otras cuadradas. Las tazas adoptan un perfil plano de nuevo diseño, y serán las últimas que lo equiparán. En el habitáculo, el gran cambio se encuentra en el tablero de instrumentos, totalmente nuevo y mucho más moderno, que acompañará al resto de la producción del 600 hasta su fin en 1982. El volante continúa sin cambios, lo mismo que el resto, pero esto sólo será por pocos meses más.
Sin embargo, las principales variantes llegaron en noviembre de 1970. En ese momento, Fiat Concord S.A. anunció el lanzamiento del modelo R, que además de volver a incluir mejoras en su mecánica (mayor potencia debido a un aumento en la relación de compresión), también su estética exterior fue modernizada notablemente con la eliminación de las molduras exteriores laterales (excepto las de los zócalos) y el ornamento de la tapa del baúl; la incorporación de un nuevo escudo o parrilla integral metálica cromada de una sola pieza y de agradable diseño, que también a partir de este modelo adopta el nuevo emblema FIAT de paralelogramos (con fondo color rojo brillante hasta 1971 inclusive y anaranjado a partir de 1972); lo mismo el emblema trasero pero con fondo en color gris oscuro. En segundo lugar, un habitáculo modernizado, en donde podremos encontrar un nuevo volante con 2 rayos de aluminio pulido y la eliminación del aro de bocina volviendo al pulsador central; nuevos tapizados de asientos y laterales (de cuerina en dos tonos negro-beige hasta 1972 inclusive, y de cuerina simple en color negro posteriormente); y el rediseño total del tapizado interior del techo, que ahora es integral e incluye también los parantes. Las llantas merecen un párrafo aparte. Fueron reemplazadas por otras cuyo diseño tal vez sea el más recordado de todos y que han trascendido, incluso, hacia otros modelos de la marca en Argentina: son las muy reconocidas llantas "potenciado", tal como se las bautizaron posteriormente, de agradable y funcional diseño, y en donde la característica principal es la eliminación total de las clásicas tazas y adoptando, en cambio, unos pequeños conos plásticos centrales que sólo cubren las tapas de los rodamientos de las ruedas.
En el período comprendido entre noviembre de 1970 y julio de 1977, el modelo R se mantiene sin cambios de importancia alcanzando en este período, sin embargo, el récord de producción de un mismo modelo, tanto fue así que se mantuvo casi 7 años ininterrumpidos sin registrarse variantes de importancia.
El 600 R dejó su impronta para dar paso al nacimiento del último modelo de la serie de este popular y recordado automóvil.
El 600 S fue presentado, en efecto, en julio de 1977. El principal cambio de esta versión sin duda radicaba en su mecánica, ya que vuelve a aumentar su cilindrada a los definitivos 866 cc y una potencia de 34 CV DIN, lo que lo convirtió en un auto mucho más ágil y con mayor "pique" que sus anteriores, con la ventaja de poder utilizar además nafta o gasolina de bajo octanaje; éste motor será el último modelo fabricado para el 600 hasta su fin. Otra novedad de importancia fue la incorporación del alternador como equipo de serie en reemplazo del ya vetusto y superado dínamo. Los nuevos colores que FIAT presentó en 1977 para todos sus modelos vestían también a esta versión S con nuevos aires, sumado además a los cambios exteriores, entre los que se distinguían los nuevos paragolpes (nueva hoja, sin defensas y con uñas integrales de goma); la eliminación ya definitiva de las molduras de zócalos (reemplazados por una franja pintada de negro); y la parrilla o escudo frontal del mismo diseño pero pintada de negro con 4 filetes laterales y la insignia central con fondo en color anaranjado. Las últimas modificaciones, más bien estéticas, que recibió el 600 S fue a principios de 1981, poco después de la llegada de la firma Sevel Argentina S.A. Las mismas se encontraban en los aros de ópticas y luces traseras, que ahora son plásticos y de color negro satinado. Además, los zócalos ya no venían pintados de negro y la parrilla o escudo frontal eran del mismo diseño pero integralmente plástico y color negro con insignia FIAT en color blanco.
Los días finales del querido y popularísimo FIAT 600 ya estaban contados a partir de la conformación de Sevel Argentina S.A. en 1980. Fiat Concord S.A. se retira de la Argentina y de esta manera pierde el control directo de sus acciones industriales en el país dejando a Sevel a cargo de la continuación bajo licencia de la producción de sus automóviles, camiones, tractores y grandes motores diesel industriales. La nueva empresa decidió la discontinuación del 600 S, junto con el modelo 133, para ser reemplazado por el nuevo modelo 147 el 9 de abril de 1982. La renovación obligada y un mercado cada vez más exigente, sumado a la innovación de los modernísimos importados, pusieron punto final a la fabricación pero no a la historia de este tradicional modelo que motorizó a todo un país. Fue y será un automóvil muy recordado y admirado por muchos, incluso por las nuevas generaciones que aún ven, afortunadamente y en pleno siglo XXI, circular miles de "bolitas" por las calles y caminos de todos los pueblos y ciudades de la República Argentina.

Fuente de datos:
-Boletines técnicos y folletería informativa de uso interno de Fiat Concord S.A.
-Revista "Nosotros" (publicación exclusiva para el personal de Fiat Concord S.A.).

 
En España
 
El Seat 600 nació en 1957, el mismo año que desapareció el Biscúter. En aquellos momentos el parque de vehículos era muy reducido y predominaban los transportes públicos, los camiones y las motocicletas fabricadas en Cataluña, como la Bultaco, la Montesa, la Derbi o la Ossa. La Guzzi y la Vespa se importaban desde Italia, y la Mobylette venía desde Francia. Entre tanto ruido, el 600 fue el escogido para reinar antes de nacer. Su salida de fabrica coincidió con el estreno de los primeros parquímetros de París y el Sputnik ruso.
El 600 fue el hijo predilecto del "Plan Desarrollo", casi su símbolo sobre ruedas. El plan pretendía llegar a una renta de mil dólares per capita, un poco más de las 65.000 pesetas que costaba el primer modelo, con las puertas que se abrían hacia atrás y que si no se cerraban bien se las llevaba el viento.
Para conseguir uno era necesario anotarse en una lista de espera que duraba años si no se disponía de contactos en el gobierno o en la fábrica. Después hacía falta firmar y pagar más letras y plazos de los que nadie se podía imaginar. Pero a pesar de ellos, la producción y la demanda continuaron creciendo con la bonanza económica de los años sesenta, cuando la gente no paraba de comprar cualquier cosa.
El 600 era el único coche perfecto posible para sus propietarios. Solo coches como el Dauphine o el Gordini podían eclipsarlo. Los padres de familia presumían de poder cruzar toda Cataluña con el 600 lleno hasta los topes y sin ningún tipo de problemas, y si el motor se calentaba, se le colocaba una madera que mantuviera la tapa del motor levantada. El hijo de aquel padre de familia, le bajaba la suspensión, lo empapelaba de adhesivos y lo remataba con un alerón.
Pero el tiempo y el mercado no perdonan y lentamente han ido desapareciendo. Sin embargo, aún quedan un gran número de unidades en funcionamiento y ya se han convertido en uno de los clásicos más apreciados del mundo del automóvil.
 
Lugares donde se lo fabricó
País Período Marca
  Italia
España
Argentina
Yugoslavia
Alemania
1955 - 1969
1957 - 1973
1960 - 1982
1959 - 1986
1956 - 1967
Fiat
Seat
Fiat
Zastava
NSU - Fiat / Neckar
 
Un poco de Historia del Fiat 600 Club
 

Corría el año 2001, cuando después de terminar de armar mi Fiat 600 S modelo 1980, encontré que no podía formar parte de ningún Club de autos en mi ciudad, Mar del Plata, porque sencillamente no existía un Club para autos Fiat. Con el apoyo de Juan Pablo y Aníbal, del Club del Fiat de Buenos Aires, comencé la tarea de formar el primer Club de Fiat 600 en esta ciudad.
Comenzé a reclutar los primeros socios, repartiendo volantes a cuanto Fitito se me cruzara, llevando gacetillas de prensa a las Radios y Canales de TV de la ciudad, anunciando la fecha, lugar y hora del primer encuentro, sin saber si alguien asistiría a la misma.
Así mismo, también me dediqué a la construcción de la primera página del Club, el cual en primera instancia llevaba otro nombre, "Club de Amigos del Fiat 600", este duró muy poco, ya que cuando pensé en lo larga que sería la dirección de la página en Internet y mucho más los e-mails con dominios similares, comencé a buscar un nombre más breve y conciso, fue así que surgió el nombre definitivo, "Fiat 600 Club".
El 7 de Octubre de 2001, en le Predio de Parque Camet, de la ciudad de Mar del Plata, se realizó la Primra Reunión del Fiat 600 Club, con una asistencia aproximada de 20 unidades.

La primera, Filial que tuvo el Club, se encontraba en Montevideo, Uruguay, al frente de la misma estaba Pablo Acosta. A pesar de los esfuerzos de Pablo por juntar fanáticos del 600, la Filial se disolvió. Mas tarde nacería allí, un nuevo Club de Fiat 600 el cual sigue funcionando en la actualidad.
El Fiat 600 Club se quedaba sin Filial, pero esto no duraría mucho tiempo. A través de su página en Internet, muchos fanáticos del 600 se fueron asociando a nuestro Club, fue así que cuando pensé que ya era hora que los más de 30 socios de la Ciudad de Buenos Aires, podrían juntarse una vez por mes, así como lo veniamos haciendo en la ciudad de Mar del Plata. José Salcedo, sería la persona que estaría al frente de la primer Filial Oficial del Fiat 600 Club. Las primeras reuniones, se realizaron en forma conjunta con el Club del Fiat, esto fue hasta lograr juntar una cantidad considerable de autos, lo cual se logró, gracias a la colaboración de Federico Reser, primer RRPP (Relaciones Públicas) que tuvo una Filial de nuestro Club.

 

Optimizado para visualizarse 800 X 600

Ariel Rodriguez - Webmaster y Fundador

Fiat 600 Club © 2001 - 2009